DB: Capítulo 10 - Las esferas del dragón han sido robadas



Bulma, Goku y Oolong continian su busqueda de las esferas del dragón ya solo les falta una estrella para poder invocar al Dios Dragón. En el transcurso Oolong le pregunta a Bulma sobre el deseo que pedirá, ella le dice que quiere un novio bonito, esto irrita mucho a Oolong ya que están arriesgando sus vidas por un tonto deseo. Yamcha, por su parte, mantiene su objetivo de robarles las esferas cuando ya las hayan reunido todas. En otro lugar, en el castillo de Pilaf, Mai esta tratando de reparar el Radar del Dragón de lo contrario Pilaf se los entregara a los cocodrilos como cena, después de un rato Mai finalmente arregla el radar y comienza a detectar una esfera del dragón, pero se trataba de la esfera que ellos tenían. Poco después llega un cuervo mecánico informando que las esferas del dragón que faltan están muy cerca del castillo. En esos momentos, aparece sobre el coche en el que Goku y los demás viajaban, un robot que lanza lo que parecía un misil, destruyendo el coche y haciendo caer de él a Goku y a sus amigos, que no sabían lo que había pasado. El robot, era piloteado por Shu, Shu abrió el maletero del coche y allí encontró una maleta con las esferas del dragón que buscaban. El robot cogió la maleta y se fue volando del lugar. Goku llama a su Nube Voladora y busca al robot por el camino por el que él se había marchado. Shu, sin embargo, ya había escapado. Goku aterriza cerca de ese lugar y pretende atacar al robot, sin nadie dentro, desconociendo que alguien lo pilotara. El robot, como es normal, no contesta ni ataca. Tras golpearlo con su báculo sagrado , lo destruye y regresa al lugar en el que Bulma y Oolong lo esperaban para contarles que el robot fue derrotado pero que no tenía ninguna esfera. Sin embargo, él tenía aún la esfera del dragón de cuatro estrellas. Yamcha, que lo había visto todo, decidió que la única manera de conseguir las esferas, era ayudar a Goku y a sus amigos, por lo que se dirigió a ellos junto a Puar para cumplir su sueño realidad de conquistar su temor a las mujeres. El junto a Puar finje su encuentro como una casualidad, pero Bulma, ante su atracción por él, se sube a su coche sin previo aviso y cree que él llegó al lugar para llevarles. Le pidió que lo lleve donde el Radar del Dragón marcaba. Cuando llegaron, entraron y entraron a un gran castillo. Pilaf, que lo veía todo a través de una pantalla gigante, apretó un botón de su mesa, y de repente las diferentes paredes de piedra encerraron a Goku y sus amigos. Yamcha y Goku comenzaron a destruir las paredes y lograron salvarse. El grupo, en un intento de encontrar la salida, siguió una serie de flechas pintadas en el suelo que los llevó hasta otra pared. pero todo se trataba de una trampa y quedaron encerrados.